Actualmente, la tecnología ha tenido un impacto en muchos sectores. El auge de Internet y la evolución de las ciencias de forma recíproca han hecho que muchos campos se encuentren fusionados de formas en las que uno no se da cuenta. Por ello, vamos a hablar de un concepto revolucionario en los tiempos que corren: qué es el neuromarketing.

Neuromarketing: ¿qué es?

El neuromarketing (también conocido como neuromercadotecnia) es el nombre que se le ha otorgado a la ciencia encargada de estudiar y entender cómo funciona una persona a nivel cerebral a la hora de decantarse por un producto y no por otro.

Los datos que se extraen tras estos estudios permiten a los publicistas saber entender cuáles son las emociones que se generan con un anuncio publicitario así como cuáles son los estímulos que deben utilizarse y cuáles no para jugar co la atención y la memoria del consumidor.

Sin embargo, existen diversos tipos de neuromarketing que no solo se basan en la utilización de spots o mensajes publicitarios sino que se han adaptado al producto dependiendo de lo que quiera conseguirse

Tipos de neuromarketing

Neuromarketing visual

Es el más aplicado de los tres tipos y se trata de analizar como una persona reacciona a través de la vista ante los estímulos de un objeto o, en este caso, producto.
Se trata de analizar cuáles son los componentes y los estímulos visuales más aceptados por una persona y utilizarlos para que estos generen la imagen y la sensación concentra al cerebro que se quiere crear. Una forma muy simple de conseguir esto es utilizando un buen diseño en los envoltorios o empaques de un elemento. Colores, frases o resaltar algo concreto son algunas de las técnicas que suelen desarrollarse cuando hablamos de esto.

Neuromarketing auditivo

Al contrario que lo mencionado anteriormente, en este caso nos encontramos con una rama específica que se encarga de analizar como reacciona un consumidor ante los sonidos y los estímulos auditivos.
Este tipo de estudios y técnicas tienen una mayor relevancia dentro del sector televisivo a la hora de crear los anuncios o esas pegadizas melodías que acaban siendo tarareadas o simplemente se quedan en el cerebro durante un largo tiempo.

Neuromarketing kinestésico

Este último tipo de neuromarketing juega con los sentidos que quedan por abordar: el tacto, el gusto y el olfato.
Se trata del menos utilizado de los tres debido a que estas características deben encontrarse específicamente en el producto y nutrirse de ellas hasta el punto de que puedan llegar a generar un gran impacto. Este hecho dificulta más este tipo de neuromercadotecnia, sin embargo, cuándo se encuentra dentro del nicho específico es una estrategia muy potente, persuasiva e identificativa.

Es cierto que los estímulos producen ciertas sensaciones en las personas, así como los colores tienen un significado psicológico que hacen que te actives de una forma u otra.

Como cada persona es diferente y puede llegar a reaccionar o no de una manera predeterminada ante ciertos patrones se utiliza la tecnología para poder conseguir encauzar el camino correcto para que estos mecanismos tengan el efecto que se busca.

¿Qué tecnologías se utilizan en neuromarketing?

Eye-tracking y pupilometría

Gracias a estas dos herramientas, se pueden utilizar los ojos para conocer el nivel de satisfacción o interés que se encuentre en un posible consumidor ante los estímulos que reciba de un producto.

No solo se utiliza para el neuromarketing visual sino que, gracias a lo expresiva que es la mirada, se pueden aplicar para conseguir datos y un completo análisis de los mismos en cualquiera de los tipos de marketing expuestos dentro de este campo.

Con estas técnicas puedes llegar a comprobar hasta cuál es el sentimiento por el que está pasando una persona. Esto es debido a la medición exacta que se consigue hacer hasta del movimiento de las pupilas, el cual es muy delatador.

Facial Reading

Existen diferentes técnicas tecnológicas que se encuentran dentro de lo que podemos llamar Facial Reading.

Como su nombre indica, la finalidad de esta es garantizar el nivel de satisfacción o disgusto mediante las expresiones faciales. Pese a que sus herramientas se centran en la obtención de datos comprobables empíricamente mediante el rostro recuerda mucho a la técnica del Eye-tracking al tratarse de algo más externo.

Resonancia magnética funcional

La resonancia magnética funcional permite obtener una imagen del cerebro cuando se realiza una acción. Ahora, no nos estamos fijando en el rostro sino en algo mucho más profundo e incontrolable que es la actividad cerebral.

Sin embargo, estamos ante una actividad compleja que requiere que el sujeto se introduzca en una máquina que puede llegar a generar claustrofobia o una leve ansiedad y esto hay que tenerlo en cuenta. Además, supone de una maquinaria muy cara, por ello, tenemos la electroencefalografía como alternativa.

Electroencefalografía

Se colocan en la cabeza del consumidor o la persona que se quiera analizar una serie de electrodos de forma indolora que permitan captar y agudizar las diferentes señales que se produzcan a través del cuero cabelludo.

El fallo con respecto a la anterior es que no profundiza en la actividad cerebral sino que centra sus datos en el estímulo externo que se lance al cuerpo posteriormente tras haber recibido la información.

Para conseguir una señal de respuesta superior se puede combinar con la técnica de magnetoencefalogría que amplifica la señal recibida.

El neuromarketing en el mundo actual

Aunque no lo sepas, el neuromarketing lleva décadas implantado en la sociedad. Probablemente, en sus inicios, las metodologías utilizadas no habían sido testadas posteriormente pero debido a la eficacia de estas estrategias, se ha considerado importante invertir en el sector tecnológico para poder generar un nuevo modelo para estudiar al consumidor.

Por ello, es importante que tengas en cuenta ya que sabes qué es el neuromarketing lo que esto puede hacer por tu negocio y por ti.